Rafael Nadal, el poder de la mente